viernes, 15 de junio de 2012

La roja,los rojos y los gilipoyas...



Está la Eurocopa en plena efervescencia y ya hemos visto lo que más o menos se presuponía: hostias como panes entre polacos y rusos (principalmente) y entre polacos y croatas; golfas pregonando las bondades de la cirugía estética; orcos borrachos enseñando las tetas; y por supuesto, gilipollas vestidos de toreros, flamencas y picoletos. Todo está, por lo pronto, atado y bien atado (que diría nuestro añorado Caudillo) en esta Eurocopa.

Como es habitual en las últimas competiciones internacionales a nivel de selección, en España han salido prestos a la palestra mediática dos grupos de gilipollas (aparte de los que han viajado disfrazados) que vienen reclamando un sitio de honor dentro de la futura (espero) línea de ferrocarril que unirá España con Polonia: los de la roja y los rojos.

Cuando servidor escribía allá por el 2008, con motivo de la campaña de marras de Cuatro de llamar “La roja” a la selección de fútbol de España, que se estaba gestando una manipulación política del único ámbito social en el que se mencionaba la palabra “España” sin ningún pudor, muchos dijeron que estaba loco. Pues bien, los frutos de esa campaña ya los hemos recogido en esta competición, cuatro años después: no existe España a nivel de selecciones, existe “la roja”. Y como en España hay mucho gilipollas (e hijo de puta) que no sabe ni donde tiene la mano derecha, pues el personal se apunta alegremente al carro de esta manipulación interesada orquestada por los medios del Grupo Prisa.

Junto a éstos, aparecen también los muertos de hambre nacionalistas para, en unión de los rogelios, dar la tabarra con lo que ganan los futbolistas de la selección Española y el “escandaloso” interés que se le presta a la Eurocopa estando España como está. Servidor se alegra de que, por una vez, todos esos tipejos que se meten la boina a rosca piensen en España. De verdad, me alegro un huevo.

Pero por otro lado, no deja de resultarme curioso que cuando a los que les toca jugar finales son equipos que siguen estos “salvadores de la patria” o son la representación de su “idealizada nación” en términos futboleros, nadie viene a decirnos lo mal que está el país, si los mineros andan a palos con la policía o si se baja o se sube las bragas la prima de riesgo.

Ahí no pasa nada porque no tienen que aguantar lo que les jode de todo este tema y que dista bastante del bienestar del pueblo: que toda España se llene de banderas rojigualdas. De España, que no de la roja.


-Opinión extraída del blog "Nuestra forma de vida",podéis entrar pinchando Aquí


No hay comentarios:

Publicar un comentario