viernes, 31 de agosto de 2012

Acabaremos comprándonos un perro...



El hombre es un animal de presa. Lo repetiré siempre. Todos los modelos de virtudes y todos los moralistas sociales que pretender estar o llegar por encima de ello no son más que animales de presa con los dientes rotos, que odian a otros por los ataques que ellos evitan sabiamente. Vedlos: son demasiado débiles para leer un libro sobre guerras; pero se agolpan en las calles cuando ha sucedido una desgracia, para excitar sus nervios con la sangre y el griterío, y cuando ni siquiera a esto pueden arriesgarse, lo saborean en las películas y en los periódicos ilustrados. Cuando califico al hombre de animal de presa, ¿a quien ofendo con ello?, ¿al hombre o al animal?. Los grandes animales de presa son nobles criaturas de especie perfecta y sin la hipocresía de la moral humana por debilidad.

Oswald Splenger

1 comentario:

  1. Cuánta verdad. Somos animales racionales, pero animales, mal que no pese...

    ResponderEliminar