jueves, 14 de febrero de 2013

Entrena y lucha

Respeta tu cuerpo. Ten presente que un modo de vida decadente es un triunfo del enemigo. Una figura recia es importante pero no es garantía suficiente, pues puede ocultar debilidades interiores nefastas. Cuida tu cuerpo y tu espíritu.El vicio degenera el cuerpo y el espíritu. Evita que ningún vicio te domine. Piensa que cuanto más arraigado se encuentre, tanto más difícil te será zafarte de él. El vicio rebaja la condición humana y la aleja del arquetipo ideal al que debemos tender.

Pedro Varela (Ética revolucionaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario