domingo, 7 de julio de 2013

No,no nos sale el saludo...

No se lo puso nada fácil a los trekkies Leonard Nimoy cuando se inventó el saludo vulcano. Sí, fue idea del actor, no de un guionista. De hecho, en el texto original el ahora popular saludo implicaba contacto físico. Cuando Nimoy lo leyó decidió que había que cambiarlo. No tenía sentido. Si los vulcanos tienen capacidad telepática por el contacto, dar la bienvenida a alguien dándole la mano o un abrazo podría ser un tanto violento. ¿Os imagináis a Spock subiendo al Enterprise y enterándose de con quién había pasado la noche Jim Kirk solo por ser educado? Innecesario.

A Nimoy no le convencía, así que decidió que había que buscar una forma cordial y sin contacto para una raza tan peculiar como la de Spock. Para encontrarlo buceó en sus orígenes judíos y rescató un gesto con siglos de historia que los kohanim, descendientes directos de los sacerdotes del Templo de Jerusalén, usan para bendecir a los asistentes a sus servicios. Así, esa uve con los dedos tan complicada de realizar para algunos y que en la tradición judía es conocida como “bendición kohane” pasó a convertirse en el saludo oficial de los vulcanos y, por extensión, de Star Trek, que este viernes estrena en España su nueva entrega En la oscuridad.

Decidido cuál sería el gesto, solo había que ponerlo en práctica. La primera vez que pudo verse en la pantalla fue en la segunda temporada de la serie de televisión. Era 1967 y se emitía el capítulo titulado La época de Amok. Spock volvía a su planeta tras una larga ausencia y hacía el correspondiente ademán en el reencuentro con sus paisanos. El mito había nacido y los trekkies ya tenían saludo propio. No todos los seguidores de sagas cinematográficas pueden decir lo mismo.


Sobre esta anécdota, Nimoy contó en una entrevista concedida hace más de una década que cuando leyó el guión y vio el reencuentro, sugirió al director inventar algo “igual que los humanos se dan la mano” o los militares se cuadran y llevan la mano a la sien. Los vulcanos se merecían un saludo propio acorde a su forma de ser y, claro, sin contacto físico.

Pero la historia no se queda ahí. A Nimoy juntar los dedos de la forma en la que se ve en la imagen le resulta de lo más sencillo, pero no así a otros actores que han participado en Star Trek. A William Shatner, que interpretó al Capitán Kirk en la serie de los sesenta, no le era fácil. Cuentan que tuvieron que recurrir a trucos como sujetarle los dedos para conseguir que lo hiciese.

Y lo mismo le pasó al actual Spock. En la primera entrega de la renovada saga de J.J. Abrams, Zachary Quinto no era capaz de colocar los dedos en posición delante de la cámara. Tras intentarlo hasta la saciedad, al final acabaron pegándoselos con pegamento médico para ahorrar tiempo y energías.

Visto en la red

No hay comentarios:

Publicar un comentario