domingo, 22 de septiembre de 2013

NO somos como ellos...


Sus abuelos levantaron las ciudades. Ellos las destruyen.

Sus abuelos eran autosuficientes, cultivaban la tierra, levantaban sus casas, defendían a sus familias. Ellos son unas larvas conectadas.

Sus abuelos escuchaban música clásica o la música popular de su lugar de nacimiento. Ellos tocan el bongó.

Sus abuelos trabajaban de sol a sol. Ellos no trabajan.

Sus abuelos convirtieron la nada en países. Ellos convierten los países en nada.
Sus abuelos descendían de Grecia y de Roma. Ellos no saben dónde queda ni una ni otra.

Sus abuelos tenían la ascética disciplina de los siglos. Ellos lograron caer siglos abajo en la indisciplina, en muy poco tiempo.

Sus abuelos tenían hijos. Ellos tienen perros (pero tampoco cualquier perro, preferentemente perros imbéciles, falderos y pequeños).

Sus abuelos tenían pelo. Ellos tienen rastas y eventualmente piojos.

Sus abuelos tenían patria. Ellos tienen la posibilidad de elegir sexo, evadirse con la droga y “socializar” mediante el Facebook.

Sus abuelos miraban las estrellas. Ellos miran la pantalla.

Sus abuelos morían como han muerto las personas a través de los milenios. Ellos sobrevivirán para siempre en el espacio virtual (¿No han visto que hay gente que se muere y sus amiguitos virtuales le siguen mandando el feliz cumpleaños al face?)

Sus abuelos cruzaban los mares. Ellos no suelen cruzar la vereda.

Sus abuelos andaban a caballo o caminaban kilómetros. Ellos andan en Skate.

Sus abuelos festejaban el año nuevo. Ellos festejan la salida de un nuevo teléfono celular.

Sus abuelos conocían el pasado y forjaban un futuro. Ellos viven un eterno presente sin pasado y por supuesto sin futuro.

Sus abuelos se reunían a hablar por las noches junto al fuego. Ellos no hablan porque las máquinas hablan por ellos (tampoco escuchan, por supuesto).

Sus abuelos sabían que la vida es lucha. Ellos flotan en un mar de comodidad, como mutantes o como esclavos.

Sus abuelos provenían de una antigua y elevada cultura. Ellos reconocen toda cultura menos aquella de la que provenían sus abuelos.

Sus abuelos construían templos y catedrales. Ellos hacen malabarismos en los semáforos y luego piden unas monedas.

Sus abuelos fueron soldados de todas las guerras. Ellos ven todas las guerras como si fueran ajenas.

Sus abuelos heredaron el ius sanguinis. Ellos no saben lo que es ius, tampoco sanguinis.

Sus abuelos buscaron durante milenios un orden superior. Ellos odian todo orden, pero en especial el de sus abuelos.

Sus abuelos los cuidaban de pequeños. Ellos no quieren pequeños que cuidar.
Sus abuelos tuvieron que empezar de nuevo después de la guerra. Ellos aún sin guerra prefieren no tener nada que empezar.

Sus abuelos pensaban que el esfuerzo valía la pena. Ellos piensan que no vale la pena ningún esfuerzo.

Sus abuelos duermen en paz después de tanto sacrificio. Ellos sólo duermen sin hacer ningún sacrificio.

Sus abuelos fueron como los míos. Pero yo no soy como ellos, sino justamente, como mis abuelos.

Juan Pablo Vitali

-Vist en el blog hermano Dirdam

No hay comentarios:

Publicar un comentario