jueves, 6 de noviembre de 2014

La ignorancia


Tres clases hay de ignorancia: no saber lo que debiera saberse, saber mal lo que se sabe, y saber lo que no debiera saberse.

El primer paso de la ignorancia es presumir de saber.

El ignorante, si calla, será tenido por erudito, y pasará por sabio si no abre los labios.

Lo peor de la ignorancia..es que.. a medida que se prolonga, adquiere confianza.

En la mayoría de los casos la ignorancia es algo superable. No sabemos porque no queremos saber.

Nuestras discordias tienen su origen en las dos más copiosas fuentes de calamidad pública: la ignorancia y la debilidad.

Muchas personas son demasiado educadas para hablar con la boca llena, pero no les importa hacerlo con la cabeza hueca.

La ignorancia siempre está dispuesta a admirarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario